18 marzo, 2020

Dengue: más casos fatales

Con la noticia del fallecimiento de un adolescente de 14 años en la localidad de El Dorado – provincia de Misiones-, ya son cinco las víctimas fatales por el dengue en el país desde que arrancó el brote según las cifras oficiales.

Días atrás, un hombre de 82 años, que vivía en la ciudad santafesina de Rosario, perdió la vida por la enfermedad del mosquito. La víctima – según informó su familia y el Centro de Salud local – no tenía antecedentes de viajes, por lo que los indicios apuntan a que se trataría de un caso autóctono.

Cabe destacar que de los 5 fallecidos, dos residían en Misiones, dos de Buenos Aires y uno de Santa Fe. Una de las víctimas bonaerenses tenía como antecedente reciente un viaje a Paraguay, país vecino donde se registraron cientos de casos.

Según el último reporte epidemiológico del ministerio de Salud de la Nación, desde el 31 de diciembre hasta el 2 de marzo se notificaron 6991 casos con sospecha de dengue u otros arbovirus, de los cuales 1743 resultaron confirmados y probables para dengue.

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción