22 marzo, 2021

Roberto Santoro

Fue secuestrado en una escuela secundaria donde trabajaba en ese momento, porque, además de ser un poeta insobornable, tuvo que hacer de todo para  vivir: fue feriante, armador de sus propios libros, pintor de brocha gorda, lomero, músico.

En una suerte de carnet de presentación define contundentemente “tengo conciencia de clase. Rechazo ser travesti del sistema” -¿Qué sistema?- “la podrida máquina social que hace que un hombre deje de ser hombre, obligándole a tener un despertador en el culo, un infarto en el cuore, una boleta de prode en la cabeza y un candado en la boca”.

De su obra se destacan “Oficio desesperado”, “De tango y lo demás”. “El último  tranvía” “Literatura de la pelota”, “Uno más uno humanidad”, “Las cosas claras”. Trabajo para varias publicaciones de Argentina, Guatemala, España y México.

Secuestrado en junio de 1977.

Portugal: Servicio de Salud, un desafío permanente

Por Martin Morins

Periodista.
Habrá elecciones legislativas el próximo 10 de marzo y, por supuesto, la salud ha sido tema en la campaña electoral que está en curso.

Rusia: pasado, presente y futuro de la salud y la educación

Por Timur Shafir

Secretario Ejecutivo de la Unión Rusa de Periodistas.
Al aprovechar logros anteriores, adoptar la innovación y fomentar la colaboración, la nación rusa puede hacer realidad su visión de una sociedad más sana y educada,

Italia: tarjeta sanitaria para garantizar la salud

Por Giussepe Spatola

Vicepresidente de la Asociación de Cronistas de Lombardía
Existe una región que está pensando en una tarjeta sanitaria de “PUNTOS” para premiar a quienes se adhieran a controles sanitarios propuestos por la salud pública: es Lombardía.