27 septiembre, 2018

Argentinidad al palo y el abrazo de la muerte

Por Juan Carlos Camaño (*).– El gobierno reconoce que la inflación superará el 40%. La oposición coincide.

 La oposición sostiene que hay mucha gente que la está pasando mal, muy mal. El gobierno coincide.

 A unos y otros les preocupa que no se quiebre la gobernabilidad. ¡Coincidencia!

 El horóscopo chino parece indicar que el país avanza hacia las elecciones de 2019. El Gran Acuerdo Nacional y la argentinidad al palo. ¡Vamos Argentina todavía! Si el Papa se suma y Messi vuelve a la selección: “todos la vuelta vamos a dar, vení, vení, cantá conmigo…”

¿Cuántos años hace de la pobreza pura y dura?: no saben, no contestan. Nunca nadie fue.

Por el momento, despidos, suspensiones, recesión, inflación y más FMI. Y como éramos pocos: Donald Trump y el abrazo de la muerte.

Desde el ayer profundo, desde el ayer más reciente y desde este presente lleno de obviedades neoliberales, vuelven las letras de “Hazaña”, poema de Oliverio Girondo: “La impúdica mentira exhibiendo el trasero, en todas las posturas, en todas las esquinas…”

(*) Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP.

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción