15 septiembre, 2020

Barbijos en el Centro de Salud CEDEPO de Florencio Varela

Estudiantes de medicina recibieron a la UTPBA en el Centro de Salud CEDEPO de Florencio Varela, y valoraron como “indispensable” la entrega de barbijos que fue realizada en este establecimiento sanitario rural.

El CEDEPO es un espacio de salud, producción agroecológica y en educación, que cuenta con servicios de salud bucal, médicos generalistas, asistencia psicóloga y también promotores de salud.

Funciona también una huerta comunitaria, una sala de juegos para los chicos, talleres sobre la violencia de género, periodismo y arte, un ropero y comedor comunitario para todos los habitantes de La Carolina y alrededores, zona rural de Florencio Varela.

Los becarios, luego de mostrar el lugar y las actividades que realizan, destacaron el gesto solidario de la UTPBA,y enumeraron las dificultades que tienen las médicas/os y enfermeras/os para llegar al CEDEPO, entre las que se encuentra recorrer calles de tierra sin asfalto y en pésimo estad todos los días para cumplir con la comunidad local.


Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción