20 abril, 2018

Condena la FELAP asesinato de periodistas ecuatorianos en Colombia

La Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) condena el asesinato de tres trabajadores de prensa ecuatorianos capturados por presuntos disidentes guerrilleros en la frontera con Colombia.
La confirmación del asesinato del periodista Javier Ortega, de 32 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Ortega, de 60, enluta no sólo a los trabajadores de prensa de Ecuador, sino de todo el hemisferio americano.
La conducción de la FELAP y sus miles de miembros en América Latina y el Caribe nos abrazamos en el dolor a los colegas de Ecuador y a los familiares de las víctimas de este acto salvaje.
Los tres comunicadores ecuatorianos tomados cautivos en la frontera con Colombia el 26 de marzo y sus captores, según las autoridades, exigían un canje por tres presos y la rotura de un convenio antidrogas entre ambos países.
¡Alto a la barbarie contra los comunicadores sociales!
Juan Carlos Camaño, Presidente-FELAP
Nelson del Castillo, Secretario General-FELAP. 

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción