16 abril, 2024

DATA.U: la poesía del algoritmo

Buceando en las redes chocamos con La Mugre (@Edicioneslamugre), una ciudad distópica, oscura, donde lo humano se mezcla con lo robótico, donde los límites entre lo real y la ficción están cada día más difusos. Y adentro de La Mugre nos encontramos con el comienzo de todo: la literatura, y además con Catalina Camaño Amato (escritora y docente) y Micaela Marcello (editora de contenidos audiovisuales). Todos nos sumergimos en este nuevo ciclo de DATA.U. Todos estamos En La Red.

-¿Cómo comenzó este espacio?

Micaela– nos definimos como un proyecto multifacético de escritura. Es básicamente nuestro universo, donde podemos desarrollar y desplegar nuestros intereses, las cosas que nos gustan hacer, por ejemplo cuestiones artísticas. Es un espacio seguro, propio, en el que podemos explorar las cosas que tenemos ganas de hacer a través de la poesía, a través de audiovisuales, a través de ciclos, explorando muchos espacios.

Catalina– Lo que nuclea el proyecto es la escritura, y tratamos de que las distintas cosas que vamos haciendo vayan girando en torno a esa cuestión. Por ejemplo, la pata audiovisual, que es muy importante, tiene que ver con la poesía, al estilo de las sesiones de Bizarrap, pero La Mugre no se reduce solo a eso.

Es un espacio –aunque no tenga un lugar físico- donde nos podamos encontrar distintos poetas, artistas, comunicadores, con una identidad marcada en términos literarios, pero que también se puede traducir en términos políticos, distópica, muy robótica, andrógina, es un proyecto que viene, quizá, a cristalizar algo que ya está pasando, es como el límite entre el humano, el robot, el animal.

Micaela– Muy de esta época además, donde justamente parece no haber tal futuro. Intentamos que no sea derrotista, si no, no estaríamos creando, pero también está bueno hacerse cargo de que se está yendo todo a la mierda.

-¿Hace falta esa sinceridad para crear algo nuevo, no?  

Catalina: Nos marca nuestra identidad, no vamos a caretear nada.

-Ustedes no tuvieron que acostumbrarse porque son nativas digitales. ¿Qué piensan de las nuevas formas de comunicación?

Micaela: Es una herramienta muy poderosa si es bien utilizada, podés llegar a que la gente escuche lo que vos decis. Y mal utilizada se puede distorsionar bastante la realidad, y hacer cosas terribles que contribuyen a este fin del mundo.

Catalina: Al ser nativas tecnológicas nos cuesta un poco pensar otra forma de comunicación, ya fue construida – y constituida- mi subjetividad por los ritmos de las redes, y en ese sentido traemos esa cosa más antropológica, filosófica, de los límites que conocemos como seres humanos, que cambia de manera constante.

No sé si es malo o bueno, no me gusta ponerlo en esos términos. Nos pasa esto, tenemos el celu pegado, nacimos con internet, compu en nuestras casas…

-Pero a la vez está bueno eso que decían antes de que nadie te impone un tiempo

Micaela- No queremos entrar en esa lógica de que el algoritmo te premia si seguís sus tiempos. Además no podemos. Generar contenido en las redes es un trabajo, y es tiempo. Tampoco es nuestro objetivo, porque no vendemos un producto. Lo que sí queremos es que la gente lo vea, porque si no, no tiene sentido lo que hacemos. Igual lo nuestro no se sostiene solamente por las redes, por eso queremos hacer nuestros ciclos, encontrarnos también fuera de ese ambiente de las redes, humanizar el encuentro.

-¿Qué proyectos tienen en La Mugre?

Micaela- Ideas tenemos muchas. Queremos hacer un fanzine, seguir publicando textos, seguir haciendo ciclos y muestras como el que hicimos en diciembre pasado con poetas en vivo. Ir sumando cosas, pero no tanto dentro de las redes.

Catalina- Tenemos pensado tratar de conectar artistas visuales y poetas, y la idea -en otro momento- sería volver a hacer otro festival, para que haya momentos de encuentro, que se haga como un punto de encuentro para poetas. Yo creo que si no quedás como muy suelto en el mundo con tu arte, y está bueno que haya un espacio donde encontrarte con otros que hacen lo mismo que vos.   

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción