25 febrero, 2023

La IA carente de emociones

Por Iván Canelas Alurralde (*), desde Cochabamba.- La Inteligencia Artificial te puede ayudar a resolver muchos problemas del quehacer cotidiano, de búsqueda de información urgente, de noticias frías, de necesidades en el hogar y hasta de la familia, pero de ninguna manera podrá otorgarte lo más preciado que tiene la humanidad: los sentimientos, el amor, las emociones, porque carece de ellas. 

Por lo tanto, qué le puedes pedir a una computadora, a un robot, a la Alexa que te encenderá la luz, el televisor, la cocina, pero no te brindará un buen café, un riquísimo mate, servido por unas manos masculinas o femeninas cargadas de sentimientos y emociones. 

Los robots de las radios que algunos empresarios pusieron en práctica o intentan poner en funcionamiento como locutores, carecen de emociones que un locutor le pone a su presentación de una noticia o de un gol en un partido de fútbol o simplemente en el anuncio de una canción del recuerdo o de una que está de moda. 

La Inteligencia Artificial te puede resolver muchas necesidades o atender muchos requerimientos, no cabe la menor duda. Puede ser una ayuda importante a la hora de recabar información para una investigación, aunque siempre será estrictamente necesaria la verificación de la misma por parte de un ser humano, porque puede ser falsa. 

Los maravillosos adelantos tecnológicos son de una inigualable importancia, sin embargo, te arrebata  lo más lindo de una sociedad, la comunicación real entre seres humanos.  

En el campo del periodismo y sus géneros de la crónica y el reportaje, por ejemplo, se requieren emociones, sentimientos, no sólo se trata de contenidos fríos de hasta dudosa procedencia. La IA difícilmente podrá sustituir un buen trabajo periodístico que respete la veracidad y la ética fundamentalmente. 

La IA es una herramienta tecnológica importante, pero no sustituye el aporte del ser humano que al final siempre estará detrás de su función y objetivo. Es decir no se podría hacer nada sin la inteligencia humana. Lo que se debe velar es que no afecte desde ningún punto de vista los valores éticos, morales, verídicos y humanitarios de nuestras sociedades.


(*) Periodista. Presidente de Honor de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP. Vocero del ex presidente Evo Morales y Ministro de Comunicación de Bolivia.  

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción