30 octubre, 2017

Nieta 125: Beneplácito de la UTPBA

La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) manifiesta su beneplácito ante la restitución de la nieta 125, hija de Lucía Rosalinda Victoria Tartaglia, secuestrada el 27 de noviembre de 1977.

Lucía estudiaba Derecho  en la ciudad de La Plata y militaba en la Juventud Universitaria Peronista. Fue detenida cuando tenía veinticuatro años y tuvo a su hija en cautiverio.

Gracias a testimonios aportados por sobrevivientes que vieron a Lucía, su familia pudo comprobar que la joven estuvo secuestrada en el Centro Clandestino de Detención conocido como “Atlético-Banco-Olimpo”.

Catorce represores fueron condenados el 22 de marzo de 2011 en el juicio por la desaparición de Lucía, realizado por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 2.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo manifestó “la inmensa alegría de comunicar la restitución de la hija de Lucía Rosalinda Victoria Tartaglia”, y agregó: “Una vez más celebramos por la libertad de una nueva nieta que se atreve a conocer su verdad y alentamos a todos aquellos que puedan aportar información sobre posibles hombres y mujeres que estén en la misma situación a que así lo hagan”.

 

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción