7 diciembre, 2021

Somos Miles

P- ¿Cuáles son las dificultades que estás atravesando en el plano personal, profesional o laboral en el marco de la pandemia?

R- La vida en pandemia no me afectó demasiado en lo personal, aunque los primeros meses, piloteando obstáculos, hayan sido de incertidumbre y por momentos desazón. Tuve la tranquilidad, a diferencia de muchos, de trabajar, de hacerlo desde mi casa y de contar con un espacio digno para soportar los meses de confinamiento.

Me obligó a intensificar mis conocimientos tecnológicos, a recrearme en mis tiempos libres, aprovechando para dibujar y pintar, un hobby de años. Pero también me obligó a un ejercicio más intenso de solidaridad, un eje de vida que siempre relaciono con la UTPBA. 

P-¿Qué opinión te merece la falta de respuesta ante nuestro reclamo con respecto al Camping de UTPBA en Moreno?  

R- No puedo opinar sin antes decir que allá por 1987, siendo parte de Departamento Pibes de la UTPBA, y junto a cientos de chicxs disfrutamos el predio, una Granja educativa en ese momento, que la UTPBA alquiló hasta que, con esfuerzo, llegaría la posibilidad de su compra. Y con más esfuerzo el lugar se transformó en un Centro Recreativo, con dos piletas de natación, vestuarios, quinchos, canchas de fútbol, voley y paddle, para miles afiliados. 

Se harían las colonias de verano y de invierno.
Los campamentos y fogones.
Las olimpiadas deportivas.
Los eventos culturales.
Congresos y debates. 

Se haría, se haría: se hizo. Hasta que comenzaron los ataques, los destrozos, los robos y ya no se pudo hacer lo que se hacía para disfrute de miles de afiliadxs y sus familias.  

Se arreglaba y se reconstruía el lugar, un año, otro año y otro. Hasta que lograron su objetivo: robarnos, ya no las mesas, las sillas, el alambrado, las puertas, sino las 13 hectáreas. 

No hay lugar para la confusión. El Centro Recreativo de Moreno fue destruido y luego usurpado con la complicidad del poder político. Reiteradas denuncias, sin respuestas antes y sin respuestas ahora, reiterados intentos de diálogo en vano; tanto el gobierno nacional, como el provincial, el municipal y la justicia miran para otro lado, negando su derecho a miles de trabajadoras/es de prensa. Más claro, echále agua.  

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción