15 julio, 2016

Tarifazos: la culpa es del chancho y de los que le dan de comer

Por Juan Carlos Camaño (*).-Creer que el ministro de energía Juan José Aranguren juega solo, se corta solo y que a partir de él, por su culpa, millones de personas se ven avasalladas e insultadas con aumentos de tarifas –gas, electricidad, otras- inmorales e impagables, es no ver el bosque.

Creer que un ministro –por más que sea un peso pesado de Shell– pone a bailar a todo un gabinete de gobierno y somete al propio presidente del país a ir y volver con decisiones de alto impacto económico, político y social, es no entender o no querer entender que el neoliberalismo autóctono está atado al neoliberalismo global. Y donde manda capitán no manda marinero.

Todas las explicaciones técnicas vinculadas a la falta de infraestructura, al despilfarro que viene desde el fondo de los tiempos; todos los discursos acerca de la potencialidad del país rico, del pueblo maravilloso, no resuelven ni una pizca de la realidad cotidiana. Los aumentos de cien por cien, doscientos, trescientos, cuatrocientos por ciento y de ahí para arriba más disparates, son inaceptables.

Una nueva transferencia de recursos de los sectores históricamente más explotados de los trabajadores y las clases medias, al capital más concentrado y al gran capital transnacional –del mundo globalizado- explica los tarifazos. Todo lo demás es charlatanería.

Centrar el foco en Aranguren es alimentar la charlatanería. Alguna vez escuchamos que el asesino era Jorge Rafael Videla, pero que Roberto Viola y Eduardo Emilio Massera eran otra cosa. Inmundo.

Y escuchamos que la Operación Cóndor –matanza de militantes del campo popular en toda la región, coordinada por las dictaduras militares dependientes de EE.UU.- era un invento de la subversión. Inmundo.

Y escuchamos que María Julia Alsogaray y Roberto Dromi no eran lo mismo que Carlos Menem, el caudillo modernizador que trampeó a sus seguidores prometiéndoles el oro y el moro.

Simple: la culpa es del chancho y de los que le dan de comer.

(*) Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas –FELAP-

Arder o apagarse

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de UTPBA.
“Solo se puede elegir oxidarse o resistir”, grababa Javier Martínez en 1970 una de las estrofas de la  canción Una casa con diez pinos. Este artista multifacético, que murió el pasado 4 de mayo a los 78 años, fue líder espiritual y creativo del extinguido y muy valorado trío Manal.

Felap: “Prensa Latina marca ruta del compromiso periodístico”

“Desde su fundación, como una iniciativa del eterno comandante Fidel Castro y del Che Guevara junto al periodista Jorge Ricardo Masetti, al que se unieron otras figuras identificadas con las causas de los pueblos oprimidos, Prensa Latina ha marcado un rumbo certero”, expresó Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.

La guitarra en el puño izquierdo

Por Ana Villarreal.

Periodista y escritora. Miembro de Conducción de la UTPBA y delegada a la FELAP.
El lecho del río Olimar, tal vez, tenga la mayor licencia para escuchar el bordoneo de su guitarra enmudecida. Y es porque el Pepe Guerra, desde su voz fuerte y tierna, con certezas de poeta se lo anduvo prometiendo en la canción