15 diciembre, 2020

Con Castaño son 337 los periodistas asesinados en México

Según reporte de nuestro compañero Teodoro Rentería Arróyave (*), con el asesinato del fotoperiodista Jaime Castaño Zacarías, ocurrido en Jerez, Zacatecas, México, la semana pasada, el número de colegas muertos por el crimen organizado en dicho país durante el transcurso del presente año ascendió a 17. Y a 337 desde 1983. Una cifra pavorosa.

En su habitual Comentario a Tiempo, Teodoro Rentería, además de brindar detalles sobre el citado crimen, destaca el pronunciamiento del gremio periodístico organizado de México, en el que se manifiesta el pésame a familiares y amigos de la víctima y se reclama a las autoridades de gobierno, en sus distintas instancias, prontas respuestas que satisfagan a las demandas de justicia de las trabajadoras y trabajadoras de la prensa y de la sociedad toda.

“Con este crimen suman 17 periodistas asesinados en diferentes partes del país en 2020”, denuncia el gremio periodístico de México, el que exige a las autoridades acabar “con esta ola de violencia que propicia la vergonzosa impunidad”. 

Y en otro párrafo de un extenso pronunciamiento se hace saber que “Colegas del municipio, de la entidad (periodística) y ciudadanos convocaron a una protesta”, la cual ya se llevó a cabo.

“Con el crimen del colega zacatecano, Jaime Castaño Zacarías, de acuerdo al monitoreo permanente que con toda responsabilidad mantenemos actualizado, arroja la siguiente sumatoria de terror: en lo que va de 2020 suman 17 asesinatos. 13 periodistas, 1 locutora, 1 trabajador de prensa y 2 escoltas. En lo que va de la actual administración federal de Andrés Manuel López suman 34 asesinatos: 27 periodistas, 2 locutores, 2 trabajadores de prensa, 1 familiar y 2 escoltas. De 2000 a la fecha, han ocurrido 271 asesinatos: 230 periodistas; 4 locutores: 12 trabajadores de prensa; 12 familiares y 9 amigos de comunicadores; 2 civiles, y 2 escoltas”.

Tras ese minucioso y enlutado informe se concluye con datos que se remontan a los últimos treinta y siete años: “En consecuencia, de 1983 a la fecha, de acuerdo al monitoreo permanente del gremio periodístico organizado, suman 337 asesinatos, de los cuales han sido víctimas: 292 periodistas; 4 locutores; 12 trabajadores  de prensa; 15 familiares y 10 amigos de comunicadores; 2 civiles, y 2 escoltas. Además: 28 desapariciones forzadas pendientes de aclaración”

“El Gremio organizado de México conformado por la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX; el Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; el Club Primera Plana, CPP, y la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP, al igual que los familiares, colegas  y ciudadanos zacatecanos, además de lamentar el proditorio asesinato del colega Jaime Castañón Zacarías, en forma enérgica exige a las autoridades de los tres niveles de gobierno llevar ante los tribunales tanto a los autores materiales como a los intelectuales y parar esta ola de violencia contra los comunicadores al acabar con la vergonzosa impunidad que nos agobia ¡Ya Basta!”

(*) Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos.

“La Revolución de los Claveles”, en palabras del coronel Vasco Lourenço (Parte l)

Entrevistó Juan Carlos Camaño.

Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas – FELAP-.
“… Con la libertad como telón de fondo llevamos a cabo el 25 de abril- y con características propias-, la operación militar mejor preparada y ejecutada que jamás se haya llevado a cabo en Portugal…”.

Robar cables para sobrevivir… o morir

Por Claudia Rafael.

Periodista.
No son números. Son jóvenes que, en ocasiones, sólo en ocasiones, aparecen mencionados en la crónica roja de los diarios, como definía Galeano a los nadies.

El estigma del miedo

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de la UTPBA.
Las palabras y la interpretación del Loco Gatti pueden proyectarse a todos los escenarios. El miedo como gran factor disciplinador y síntoma evidente de debilidades inocultables, claudicaciones morales y éticas…