1 abril, 2023

Cuestión de imagen

Por Verónica de Lourdes (*).-Los medios de comunicación, en especial la radio, son utilizados para acompañar, entretener e informar, con aquella voz y su musicalidad tan característica, con aquella magia que nos lleva a imaginar y pensar “¿Cómo será la persona que está del otro lado?”. 

Las nuevas tecnologías trajeron muchas soluciones en muchos ámbitos, como por ejemplo la salud y las comunicaciones. A su vez, nos ponen en alerta obligándonos a acompañar su crecimiento y nuevas propuestas.

Hoy pensamos en radio y ya no imaginamos al locutor o locutora que está del otro lado, porque la radio ya viene acompañada de la imagen en pantalla, y sin pedir permiso… (Ahora que lo pienso, como comunicadora, “mis jefes” ¡nunca me pidieron permiso para usar mí imagen en las transmisiones en vivo!) 

En una sociedad machista y gordofóbica, dónde se exige la femeneidad a las mujeres, dónde se ha criticado –inclusive -la imagen de una bebé que no encaja en los estándares de belleza, tener que exponer nuestra imagen siendo mujer es muy difícil. Es muy trabajoso poder “conformar” a quienes están del otro lado y a los empresarios de los medios. 

Esto genera cierto estrés a quienes debemos estar allí, para las diversidades también lo es, pues no hay un presupuesto, ni salarios ni condiciones (económicamente hablando) para sostener cierta “imagen” día a día. No es secreto que vestuario, maquillaje o peinado necesitan inversión económica y de tiempo que la patronal no contempla.

Luego pienso, también, elegí la radio para acompañar la magia de ese medio, no elegí la televisión para no tener que exponer mí imagen, tal como lo hicieron por ejemplo grandes locutoras nacionales. No pocas veces esos lugares ocupados por personales que no están preparadas profesionalmente como locutorx,, sólo son “carilindas”, que dan bien en pantalla, y que encajan en los estándares de belleza que esta sociedad impone a las mujeres.

Siento que la radio y los empresarios de medios nos obligan directa o indirectamente, a encajar nuestra imagen en una cámara de alta definición, invadiendo ese contrato de “intimidad” entre les oyentes y nosotros. 

La intimidad que generaba la “antigua radio” perdió magia, y lamentablemente parece que aceptar trabajar en radio trae intrínseco mostrar mi cara, mi cuerpo, mi postura sentada, etc.

Esta nueva modalidad excluye a quienes no pertenecemos a ese estándar de belleza que exige una sociedad narcisita, individualista, y, sobre todo, los empresarios de medios. La radio ya no es un estudio, micrófono, el operador y los oyentes. Se instaló algo nuevo, pero hay una interferencia en la línea.


(*) Locutora. Docente. Miembro de conducción de UTPBA.

Super Bowl, contaminación y desigualdad.

Por RC

Comunicador.
Esta edición fue el evento más visto en la historia de la televisión en Estados Unidos con más de 200 millones de espectadores…

Memoria pública

Por Daniel Das Neves

Periodista. Secretario de Relaciones Internacionales de UTPBA. 
Fue hace más de 25 años. La UTPBA dijo: “No a la privatización, no a los despidos”. Se trata de la historia. Se trata de las mismas convicciones.

El primer implante humano de Neuralink

Por Fernando Castro

Periodista. Pro Secretario Gremial de UTPBA.
Hace unos tres años Elon Musk mostró a toda la sociedad un video de un mono jugando al videojuego Pong…