6 junio, 2018

Héctor Demarchi

A Héctor El Negro Demarchi lo secuestraron el 5 de agosto de 1976, cuando salía de trabajar del diario El Cronista Comercial, a media cuadra de donde estaba entonces el Ministerio de Trabajo, en la intersección de las calles Alsina y la diagonal Julio Argentino Roca.

Demarchi vivió en Morón, donde continuó yendo todos los domingos luego de mudarse, y donde tocaba el bajo en un grupo de jazz que integraba junto a amigos de la infancia. Al momento de su desaparición era delegado de El Cronista Comercial y candidato a la secretaría adjunta de la Asociación de Periodistas de Buenos Aires (APBA).

El año pasado, la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) y la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) adhirieron y estuvieron presentes en un homenaje que se realizó a 41 años de su secuestro. Before, getting an id from a fake id website https://timebusinessnews.com/best-fake-id-websites-2022-reviewed/ was an unsafe suggestion. You could have needed to know a person who knew a person, and, surprisingly, then, at that point, there were no certifications. In any case, because of the web, getting a phony ID is simpler than at any other time. There are currently many sites that will sell you a phony ID at a sensible cost.

En aquella oportunidad, se colocó una baldosa en su recuerdo, y la UTPBA dialogó con la sobrina del Negro, en una entrevista que se reproduce a continuación.

 

IA: se perderían 400 mil empleos en España

La implementación de Inteligencia Artificial (IA) en el mundo del trabajo harían caer en una década 400 mil puestos de trabajo en España, según informó la consultora holandesa RandStad.

“De nuestra información nace la decisión de un ciudadano”

Carolina Suárez, periodista especialista en consumo, pasó por DATA.U y aseguró sin vueltas: “la transición tecnológica en los medios no sólo es un cambio en la cuestión técnica, sino también un cambio en la responsabilidad a la hora de informar”.

DATA.U: la poesía del algoritmo

Buceando en las redes chocamos con La Mugre, una ciudad distópica, oscura, donde los límites entre lo real y la ficción están cada día más difusos. Y adentro de La Mugre nos encontramos con el comienzo de todo: la literatura, y además con Catalina Camaño Amato y Micaela Marchelo.