24 febrero, 2023

IA y el detalle de la impunidad del capitalismo

Por Daniel Das Neves (*).- Una reciente nota sobre Inteligencia Artificial se refiere a un nuevo chatbot (ChatGPT). Para los especialistas en el tema no significa una novedad y explican que se trata, aplicación de software mediante, de un diálogo de una persona con una máquina, que está provista de una serie de respuestas.  

Sin ingresar en el debate acerca de si se trata de una novedad o no, el texto –que ocupa toda la tapa de un suplemente- reproduce el siguiente diálogo:

P: ¿Quién sos?
R: Soy Chatgpt, un modelo de lenguaje de OpenAI
P: ¿Vas a cambiar el mundo?
R: No tengo la capacidad de cambiar el mundo, sólo brindo respuestas y soluciones basadas en la información con la que fui entrenado.

Un instrumento, nuevo o no tanto, de la Inteligencia Artificial, llave de este mundo y del que se viene, no se pudo poner a la altura de aquella conocida y repetida frase de Carlos Marx que dice “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.”

La respuesta de Chatgpt no sólo niega su posibilidad de cambiar el mundo, sino tampoco de interpretarlo, dos acciones para las que no fue entrenado.
Y tiene una doble lógica: primero porque la que responde es una máquina y, segundo, porque es absolutamente cierto que toda la información que posee a través de los múltiples mecanismos y plataformas que opera para hacerse de la vida de la humanidad, no registran esa voluntad de transformación de manera mayoritaria.

En el horizonte se estira el capitalismo hasta donde dé la vista. Sabe, incluso, que el cambio, al que nunca se dejará llegar, se opaca en el juego de los nombres que definen la transformación de la que hablaba Marx.    Sólo brindo respuestas y soluciones basadas en la información con la que fui entrenado, dice el ChatGPT.  

En una entrevista que le hiciera a Mercedes Sosa, tres años antes de su muerte, el periodista Diego Manso, admirado por esa voz irremplazable, terminó el diálogo con una pregunta filosófica y existencial: ¿Por qué canta como canta? Tras pensar un instante, así lo escribió el colega, la tucumana reaccionó con un llanto y una afirmación: “porque soy comunista, por eso” y tras abrazarse con el periodista siguió sus palabras: “recién ahora me doy cuenta. Si yo hubiera pensado de otra manera no habría cantado así. Nadie que no crea en lo que yo creo puede cantar así…Nunca había pensado en eso. Me salió espontáneamente”.

Cierta vez, en Princeton, Nueva Jersey, Ricardo Piglia hizo referencia al escritor Horacio Quiroga y arriesgó una hipótesis acerca del motivo por el cual el poeta y dramaturgo uruguayo había decidido retornar a la provincia de Misiones –por tercera vez- para instalarse allí en lo que fueron los últimos años de su vida. “Él se fue a Misiones para renovar su posibilidad de seguir escribiendo, no sólo para retirarse…para buscar nuevo temas”. “Cuál es tu Misiones?” fue la sorpresiva pregunta hecha a Piglia, “¡Luchar por el socialismo ¡”.  

Las respuestas de Mercedes Sosa y Piglia contienen la delicadeza del detalle, sean acompañadas de un gesto de emoción o de una exaltación inesperada. Pueden pasar inadvertidas en una revista de 160 páginas o en un libro de 260. La respuesta de ChatGPT parte del dominio informativo y tecnológico, se luce evidente y natural y esconde el detalle de la impunidad del capitalismo hecho aire, tierra, mar, cuerpos y deseos.

(*) Periodista. Secretario de Relaciones Internacionales de UTPBA. 

Emiten “alerta mundial” por medicamentos falsificados

La OMS advirtió sobre el “creciente problema global de los medicamentos falsificados”, que se agrava especialmente en países de ingresos medianos y bajos, donde “más del 10 por ciento de los fármacos son de mala calidad o imitaciones”.

La culpa no es del frío

Por Silvana Melo.

Periodista.
Cuatro personas murieron de frío en Caba. En realidad murieron de olvido, de desamparo. De desidia. Hubo también muertes por hipotermia en Lanús, en Caleta Olivia y en Salta. La soledad y el desprecio ante los más frágiles.

UTPBA-FELAP a la UPEC en sus 61 años

Sesenta y un años cumple la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC, todos ellos al servicio de la Revolución Cubana y del pueblo cubano en la lucha por una sociedad justa, solidaria, comprometida en su internacionalismo con el destino de las mujeres y los hombres del mundo, fiel a aquella definición martiana: Patria es humanidad.