29 junio, 2023

La punta del iceberg

Por Sergio Torres

Periodista

La Inteligencia Artificial (IA) ganó terreno en los últimos tiempos, lo que supone, entre otros efectos, la supresión de millones de puestos de trabajo. So pretexto de grandes beneficios para la salud y el bienestar de los seres humanos, la IA también pisa fuerte en el comercio de acciones, control robótico, el periodismo y los medios de comunicación, leyes, percepción remota, descubrimientos científicos y juguetes, entre otros ámbitos.

Pocos días atrás la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), habilitó a la empresa Neuralink, del magnate Elon Musk a lanzar el primer estudio clínico en humanos de un chip capaz de conectar el cerebro con las computadoras. Musk es dueño, entre otras empresas, de Tesla, SpaceX, OpenAI, la mencionada Neuralink, y desde el año pasado de Twitter, el gigante de comunicaciones que opera diversas plataformas de redes sociales.

Esta aprobación por parte de la FDA estadounidense aparenta ser el primer paso de una serie de objetivos más ambiciosos por parte del millonario sudafricano, ya que hace algún tiempo señaló que su fin es el de “lograr una simbiosis total (de los humanos) con la Inteligencia Artificial”. 

Sin dudas lo que se ha visto hasta aquí es solo la punta del iceberg de un negocio multimillonario que tiene los límites desdibujados.


IA: se perderían 400 mil empleos en España

La implementación de Inteligencia Artificial (IA) en el mundo del trabajo harían caer en una década 400 mil puestos de trabajo en España, según informó la consultora holandesa RandStad.

“De nuestra información nace la decisión de un ciudadano”

Carolina Suárez, periodista especialista en consumo, pasó por DATA.U y aseguró sin vueltas: “la transición tecnológica en los medios no sólo es un cambio en la cuestión técnica, sino también un cambio en la responsabilidad a la hora de informar”.

DATA.U: la poesía del algoritmo

Buceando en las redes chocamos con La Mugre, una ciudad distópica, oscura, donde los límites entre lo real y la ficción están cada día más difusos. Y adentro de La Mugre nos encontramos con el comienzo de todo: la literatura, y además con Catalina Camaño Amato y Micaela Marchelo.