1 agosto, 2021

Perú: Un maestro rural es presidente de la república

Por Oscar Alarcón Delgado (*), desde Lima.-Pedro Castillo Terrones es un maestro rural, próximo a cumplir 52 años edad, nació en Tacabamba (Chota, Cajamarca) y se forjó en la agricultura, como rondero campesino, luego maestro de educación primaria donde asume el liderazgo sindical y conduce una exitosa huelga magisterial en 2017.

Desde el Ministerio del Interior fue señalado como aliado del Movadef, una organización sospechosa de ser la fachada política del terrorismo ultraizquierdista; sin embargo, su antecedente político es el partido de centro derecha Perú Posible y a finales del año 2020 aparece como candidato presidencial en el partido Perú Libre, organización que se reclama “marxista-leninista-mariateguista” liderado por Vladimir Cerrón, un médico graduado en Cuba, que ejerció como gobernador de la Región Junín.

En las elecciones generales Pedro Castillo obtiene el primer lugar en primera vuelta derrotando a los partidos de derecha y de izquierda pasando a segunda vuelta a competir con Keiko Fujimori del partido Fuerza Popular; hija del dictador Alberto Fujimori. Enarbola propuestas de nueva Constitución Política, de una economía de mercado popular, de lucha frontal contra la corrupción, tributación justa y no privilegiada de las grandes empresas y monopolios, atención a la agricultura, de solución a la crisis sanitaria, entre otras propuestas, bajo la consigna “¡No más pobres en país rico!”.

La candidata Fujimori tuvo todo de su lado en la campaña para impedir el ascenso de Pedro Castillo. Los partidos se juntaron en una cruzada de oposición, alentados por los intereses oligárquicos y sus cadenas de medios de comunicación levantando el fantasma del “comunismo”. La ultraderecha hasta pidió la muerte del candidato Castillo y de Cerrón, los militares en retiro alentaron la sedición con el “golpe de Estado” en coro con el escritor Mario Vargas Llosa como el político venezolano Leopoldo López y el presidente del Ecuador, Lenin Moreno.

Finalmente, Pedro Castillo triunfó con el 50.125%, superó a Keiko Fujimori quien obtuvo el 49.875% de votos válidos y comenzó el cuestionamiento de la perdedora pidiendo nulidad de actas, de supuestas falsificaciones de firmas, de haberse producido un “golpe en mesas”, de solicitar “habeas data” y pedir a la OEA una “auditoría internacional”.

En consecuencia, el 19 de julio, el Jurado Nacional de Elecciones proclamó como candidato ganador a Pedro Castillo. Ya entregó las credenciales correspondientes y el 28 de julio, fecha del bicentenario de la independencia del Perú, juramentó como Presidente Constitucional de la República.

Hoy, los poderes fácticos, ante la concreción de su triunfo, optan por recomendaciones tratando de imponer la agenda, crear contradicciones internas en el partido Perú Libre e inclusive sugerir el gabinete ministerial; en cambio sus seguidores han articulado la nueva correlación de fuerzas en torno al Frente Nacional por la Democracia y la Gobernabilidad que ha movilizado considerable respaldo a su proclamación y el que velará por el cumplimiento de su plan de gobierno, dispuestos a enfrentar la conspiración derechista, en tanto el flamante gobierno de Pedro Castillo tendrá que resolver la crisis sanitaria del Covid-19 y la reactivación económica, el retorno a la normalidad educativa y preparar las condiciones para el referendo sobre nueva Constitución Política.

(*) Miembro del Sindicato Unitario de Trabajadores del Periodismo y la Comunicación Social del Perú (SUTPECOS)

Falleció el compañero Glenn Postolski

La UTPBA expresa su pesar ante la noticia del fallecimiento del compañero Glenn Postolski, miembro de conducción de la entidad durante algunos períodos.

Super Bowl, contaminación y desigualdad.

Por RC

Comunicador.
Esta edición fue el evento más visto en la historia de la televisión en Estados Unidos con más de 200 millones de espectadores…

Memoria pública

Por Daniel Das Neves

Periodista. Secretario de Relaciones Internacionales de UTPBA. 
Fue hace más de 25 años. La UTPBA dijo: “No a la privatización, no a los despidos”. Se trata de la historia. Se trata de las mismas convicciones.