11 diciembre, 2017

Radio Rivadavia: Ahora, la Justicia

La Justicia se acaba de sumar a la fundidora mediática REC SA, de la familia Cetrá, y a la fugada DIFA de los hermanos Whpei, al hacer lugar a la propuesta de la Sindicatura respecto de la quiebra de Radio Rivadavia y FM la Uno, que resuelve la extinción de todos los contratos de trabajo, 120, limpiando el camino para los futuros adjudicatarios de ambas emisoras.

La velocísima resolución adoptada por el juez Horacio Francisco Robledo, del juzgado comercial 25, secretaría N° 50, surgió apenas un par de días más tarde de que el Síndico Héctor Spagnuolo elevara un proyecto que jamás consultó con los trabajadores y sus organizaciones representativas, en un texto donde reconoce ignorar el tema “radiodifusión” y en el que de un modo deliberadamente confuso, y perverso, habla de “la continuación de la explotación” hasta el momento de la licitación, en el que un grupo cobraría una prorrata según ingresos (“si es que los mismos se materializan”) y que llegada la instancia de la venta y entregada la posesión de ambas emisoras “se practicará la liquidación final”.

Ni el juez Horacio Robledo ni las autoridades del ENACOM, hasta el momento de escribirse estas líneas, habían recibido a los representantes de los trabajadores ni a sus cuatro organizaciones (AATRAC, SAL, UTPBA, SUTEP), que apelaron la resolución judicial, invocando el mismo planteo que le efectuaran a la Sindicatura desde el primer día: continuidad de la emisora con la preservación de todos los puestos de trabajo, el pago de los salarios y el respeto de los Convenios Colectivos, un planteo considerado “razonable” por Spagnuolo y su equipo de trabajo.

Esta postura de los trabajadores fue la misma que se le transmitió en su momento al grupo económico DIFA que llegó para quedarse con el 75% del paquete accionario de REC SA y que fuera conquistado en agosto de 2016 por los trabajadores y sus organizaciones.

La Sindicatura definió que la continuidad sería una experiencia laboral sin reglas ni salario, con un final sin trabajo para nadie. En el camino no pagó los salarios, mintió un “prorrateo” y dijo que había que trabajar más de lo que correspondía. Esta conducta termina siendo avalada por el juez y repudiada por la totalidad de los trabajadores.

Lo dijimos hace pocas horas, antes de resolver la movilización frente al juzgado en Callao al 600, este jueves 14 de diciembre a las 11 horas y antes de una asamblea clave que definirá los pasos a seguir después de esta infame resolución de la justicia:

Sabemos que la ratificación en cada asamblea de este compromiso suena molesto en oídos, espíritus e intereses que ven en esa decisión de pelear por los 120 puestos de trabajo un obstáculo serio, porque el supuesto actor secundario, ese que se pretende ningunear, se muestra activo, sospecha, está unido, es imposible de enredar y u convicción no se toma descanso. Son 120 trabajadores y sus familias. Son 120 trabajadores y sus organizaciones los que trajeron hasta aquí a la Uno y Rivadavia, esta última un emblema cuando se habla de historia y una ruina cuando los interesados en apropiarse de ella le ponen precio.

 

 

IA: se perderían 400 mil empleos en España

La implementación de Inteligencia Artificial (IA) en el mundo del trabajo harían caer en una década 400 mil puestos de trabajo en España, según informó la consultora holandesa RandStad.

“De nuestra información nace la decisión de un ciudadano”

Carolina Suárez, periodista especialista en consumo, pasó por DATA.U y aseguró sin vueltas: “la transición tecnológica en los medios no sólo es un cambio en la cuestión técnica, sino también un cambio en la responsabilidad a la hora de informar”.

DATA.U: la poesía del algoritmo

Buceando en las redes chocamos con La Mugre, una ciudad distópica, oscura, donde los límites entre lo real y la ficción están cada día más difusos. Y adentro de La Mugre nos encontramos con el comienzo de todo: la literatura, y además con Catalina Camaño Amato y Micaela Marchelo.