10 junio, 2023

República Dominicana: Mucha alarma, pobre resultado

Por José Rafael Vargas

Periodista. Ex Secretario General de la Federación Latinoamericana de Periodistas.

Desde hace veinte años, en nuestros países se habla el mismo discurso: la degradación de nuestra biodiversidad, como consecuencia de los estragos del cambio climático, que en el caso de la República Dominicana se expresa cada año con sequía, lluvias torrenciales, ola de calor, aumento de la temperatura, elevación del nivel del mar, huracanes, incendios, tormentas, con terribles daños para toda la sociedad. 

Todos sabemos que los países desarrollados son los responsables del mayor porcentaje de gases de efecto invernadero, que, en el caso de la República Dominicana, la pequeña isla del Caribe, afecta nuestras costas, playas, la biodiversidad, la producción agrícola. 

Este año, la sequía ha sido terrible y el calor mata gente

A esa situación ahora se agrega el polvo del Sahara, que causa problemas respiratorios en la población, el cielo se vuelve opaco y serias afecciones de la piel en niños y adultos

Las temperaturas calurosas están unidas a la llegada de polvo proveniente del Sahara, cuyas partículas vienen cargadas de hongos, bacterias, hierro y otras materias orgánicas que causan irritación, comezón, alergias y dañan los pulmones. 

Ahora resulta que el cambio climático también está afectando la producción de energía convencional, por la llegada del sargazo, que es la ola de algas en el mar que afecta la generación. 

Mucho calor o temperatura alta; sequía y polvo del Sahara, aumenta el consumo de energía en República Dominicana, que es uno de los países del mundo más vulnerable al cambio climático. 

Pero ese discurso del cambio climático hoy está en manos de los grandes generadores de riquezas, productores de gases, consumidores y todos los que usamos electricidad, combustibles fósiles, producimos cemento para la construcción, eliminamos la vegetación y cambiamos el uso de suelo. 

Agréguele a esto los bienes y servicios que consumimos cada día y que son generadores de gases de efecto invernadero, lo que quiere decir que de alguna forma somos parte del problema. 

Pero las grandes naciones e industrias, tienen que afrontar este desafío, consciente de que los más débiles, sólo sufren sus consecuencias.


Falleció el compañero Glenn Postolski

La UTPBA expresa su pesar ante la noticia del fallecimiento del compañero Glenn Postolski, miembro de conducción de la entidad durante algunos períodos.

Super Bowl, contaminación y desigualdad.

Por RC

Comunicador.
Esta edición fue el evento más visto en la historia de la televisión en Estados Unidos con más de 200 millones de espectadores…

Memoria pública

Por Daniel Das Neves

Periodista. Secretario de Relaciones Internacionales de UTPBA. 
Fue hace más de 25 años. La UTPBA dijo: “No a la privatización, no a los despidos”. Se trata de la historia. Se trata de las mismas convicciones.