22 marzo, 2021

Rodolfo Walsh

“Quedará siempre como una obra maestra del periodismo universal”. La definición es de Gabriel García Márquez sobre la Carta Abierta, dirigida a la  dictadura militar, que Rodolfo Walsh hizo pública el 24 de marzo de 1977, al cumplirse un año, exactamente, del golpe militar en Argentina.

Al día siguiente, fue secuestrado en la ciudad de Buenos Aires. “Sin esperanza de ser escuchado -planteaba Walsh- con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho de dar testimonio en momentos difíciles”.

Rodolfo Walsh se destacó como periodista, cuentista y dramaturgo. En plena dictadura militar, en 1976, creó la Agencia Clandestina de Noticias (ANCLA) y Cadena Informativa.

Fue uno de los fundadores de la agencia de noticias Prensa Latina y director, en 1969, del periódico “CGT”, órgano de la central de trabajadores de Argentina.

Es autor de “Operación masacre”, uno de los trabajos más brillantes de investigación periodística realizados en Argentina. En este caso, sobre los fusilamientos de militantes populares por parte de la dictadura de Aramburu-Rojas, hecho sucedido en la localidad de José León  Suárez, en la provincia de Buenos Aires, en junio de 1956. 

Desaparecido el 25 de marzo de 1977.

“La Revolución de los Claveles”, en palabras del coronel Vasco Lourenço (Parte l)

Entrevistó Juan Carlos Camaño.

Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas – FELAP-.
“… Con la libertad como telón de fondo llevamos a cabo el 25 de abril- y con características propias-, la operación militar mejor preparada y ejecutada que jamás se haya llevado a cabo en Portugal…”.

Robar cables para sobrevivir… o morir

Por Claudia Rafael.

Periodista.
No son números. Son jóvenes que, en ocasiones, sólo en ocasiones, aparecen mencionados en la crónica roja de los diarios, como definía Galeano a los nadies.

El estigma del miedo

Por Eduardo Verona.

Periodista. Miembro de conducción de la UTPBA.
Las palabras y la interpretación del Loco Gatti pueden proyectarse a todos los escenarios. El miedo como gran factor disciplinador y síntoma evidente de debilidades inocultables, claudicaciones morales y éticas…