14 junio, 2020

Yo respiro, tú respiras: La vida de los negros nos importa

Por Helena Salcedo (*), desde Caracas.- Desde que secuestraron al primer hombre en su tierra África para esclavizarlo en otras tierras, comenzó el racismo. Con la importación de mano de obra esclava el panorama racial sufrió otro cambio drástico en tierras norteamericanas. Esto no se veía como mayor problema puesto que los africanos eran considerados bienes y no personas pero todos sabemos que se fue dando una configuración social que tendría sus consecuencias.

En la sociedad norteamericana se instauró la superioridad racial de una población blanca europea, anglosajona y protestante, como lo plantea el investigador venezolano, Vladimir Acosta, para quien la mencionada sociedad se ha dedicado por siglos a una abierta limpieza étnica, iniciada con el exterminio de los indígenas quienes fueron despojados de sus tierras y  masacrados.

El proceso de esclavización trajo consigo, un componente nuevo en la ocupación de tierras en territorio norteamericano: la población africana, traída para el trabajo en las plantaciones principalmente. Ya conocemos las condiciones en que se dio ese proceso de esclavización en los Estados Unidos hasta que los movimientos abolicionistas luego de un arduo y complicado proceso dieron al traste con ese indigno sistema en el que hombres y mujeres fueron oprimidos y deshumanizados.

Luego de mantener a millones de personas negras en brutal  esclavitud, la clase dominante no pudo aceptar ni permitir que los ex esclavos fueran libres y disfrutaran de sus mismas prebendas, de modo que la estigmatización, el desprecio y el racismo continuaron y la supremacía blanca, mutó hacia diferentes formas de violencia, opresión y condena de una clase social generada del repugnante sistema esclavista, consolidándose la supremacía blanca.

Para los racistas fue una empresa consolidar la idea de que lo negro es lo que nadie quiere ser, para ello debían continuar asociando lo negro con lo negativo, con lo perverso, con lo malo. Hacer entender que el negro es contrario a Dios y profundizar la discriminación al extremo de la segregación racial apoyada en una legislación orientada hacia ello. Represión y asesinatos contra la población afro ha sido la constante de todos los gobiernos de Estados Unidos desde aquellos tiempos. En la época actual, algunos se plantearon expectativas con Barack Obama por ser negro, pero él actuó y sigue actuando como títere de las corporaciones del imperio. Nunca representó a los negros y menos a los descendientes de esclavizados.

A partir de la muerte de George Floyd, finalizando el mes de mayo de este año, se desarrolla una inmensa movilización de masas con actores que llevan la carga de lo padecido por sus antepasados y contemporáneos. Es la indignación que manifiestan los descendientes de africanos hombres y mujeres condenados a muerte y a la que se suman otros grupos marginados que luchan con igual indignación contra la violencia, el hambre, el desempleo, el abandono por la falta de atención médica ante la pandemia mundial  y los asesinatos de manos de fuerzas policiales direccionados para la represión y la muerte de personas negras.

La solidaridad internacional va en aumento y la lucha se mantiene mientras el inquilino de la Casa Blanca busca protegerse haciendo uso de las mismas armas que utiliza cuando invade a otras naciones. Hay un reimpulso para los movimientos sociales afroestadounidenses. Es una nueva oportunidad para demostrar que lo negro es bello, tiene derecho a respirar. Black is beautiful.

(*) Periodista. Integrante del Movimiento Periodismo Necesario.

Portugal: Servicio de Salud, un desafío permanente

Por Martin Morins

Periodista.
Habrá elecciones legislativas el próximo 10 de marzo y, por supuesto, la salud ha sido tema en la campaña electoral que está en curso.

Rusia: pasado, presente y futuro de la salud y la educación

Por Timur Shafir

Secretario Ejecutivo de la Unión Rusa de Periodistas.
Al aprovechar logros anteriores, adoptar la innovación y fomentar la colaboración, la nación rusa puede hacer realidad su visión de una sociedad más sana y educada,

Italia: tarjeta sanitaria para garantizar la salud

Por Giussepe Spatola

Vicepresidente de la Asociación de Cronistas de Lombardía
Existe una región que está pensando en una tarjeta sanitaria de “PUNTOS” para premiar a quienes se adhieran a controles sanitarios propuestos por la salud pública: es Lombardía.